¿Cómo preparar un café con leche profesional?

café con leche profesional

Un café con leche profesional no solo forma parte de un exclusivo menú de Starbucks o de la mejor cafetería de la ciudad. Tampoco, es necesario comprar una costosa cafetera industrial que ni si quieras puedas maniobrar. El secreto está en la forma como lo realices y que uses la técnica adecuada. Si quieres aprender a cómo preparar un café con leche profesional, échale un vistazo a nuestra cápsula informativa.

A menudo, se piensa que los baristas son los únicos capaces de dominar el arte de elaborar la leche para luego añadirla al café. Sin embargo, ellos aplican un método especial, donde aprovechan las virtudes de la leche y la texturizan para asegurar un equilibrio entre ambos. No se trata solo de mezclar, sino que se vea exquisito y el consumidor tenga una grata experiencia en su paladar. Veamos de qué se trata.

¿Cómo texturizar la leche para un café con leche profesional?

cómo texturizar la leche

No importa si eres un aficionado, un novato o buscas una certificación profesional. De todas formas debes aprender a buscar la textura perfecta para la leche, de esto depende al menos el 60% del éxito de tu café con leche profesional. El 40% restante lo otorga el tipo de café y la intensidad del sabor.

Ahora bien, antes de iniciar un nuevo camino es necesario que tengas en claro que la consistencia es clave, y que siempre debes trabajar con leche humeante. Y además tomar las siguientes consideraciones:

  • Asegúrate siempre de tener jarras de leche frías. La temperatura de la jarra debe estar entre los 4 y 7 °C. Se dice, que mientras más frío mejor pero no congelada.
  • De ser posible, invierte en un termómetro especial para leche para que vayas adquiriendo experiencia en el punto perfecto del café. La temperatura correcta de la leche, debe estar entre los 35-40 °C antes de iniciar el proceso. Por lo que se recomienda sacarla del refrigerador y dejar que pierda frío hasta llegar a la temperatura deseada. Asimismo, al cocinarla no se debe exceder de los 65 ó 70 °C.
  • Si usas cafetera con varillas de vapor, asegúrate de purgar el tubo de vapor antes de usarlo para evitar que entre agua en la leche. Esto garantiza, que la presión del vapor sea constante y la humedad no interfiera en la textura de la leche. No olvides que necesitas solo el vapor de agua. 

¿Cómo obtener la textura deseada?

Ahora bien, ya en este punto vamos a proceder a perfeccionar la textura. Ya en este nivel has aprendido a equilibrar la temperatura, vamos a crear una textura suave y sedosa para nuestro café con leche profesional. Para ello, se utiliza la técnica de vertido.

textura de la leche

Esta consiste en verter la leche de forma pausada, sin apresurarte. Cuando la superficie se vea pulida y esté humeante puedes proceder a vaciarla. ¿Cómo lo logras?, fácil en solo 3 pasos:

  1. Mientras viertes la leche, concéntrate en la inclinación de la taza y de la jarra, simultáneamente. Ambos deben estar rectos para que haya un flujo constante de leche. 
  2. Si aplicas rápidamente la leche no vas a tener éxito, asegúrate de que la velocidad y el ángulo de la taza sea el correcto. Adicional, intenta colocar tu jarra de leche humeante al menos 5 cm por arriba, nunca pegues la jarra en el borde de la taza.
  3. Comienza a verter un poco más lento y luego acelera y deja caer la jarra aproximadamente a la mitad del vertido.

Un dato adicional es, que no cuando aprendas a verter, recuerda tratar de no moverte en absoluto, simplemente concéntrate en controlar la velocidad, los ángulos y las alturas desde donde se vierte. ¡Ya en este nivel, tu leche debe tener la suavidad y sedosidad perfecta!

Si quieres más perfección, dale a tu jarra un sorbo de aire al comienzo del proceso de cocción al vapor, esto ayudará a evitar que la jarra haga un chirrido horrible a temperaturas más altas. Y luego simplemente dale a la leche suficiente tiempo para calentarse mientras mantienes un movimiento de remolino.

  1. ¿Cómo cocinar al vapor para diferentes tipos de cafés?

Una vez que te sientas cómodo con cómo vaporizar jarras consistentes con un brillo reluciente y una superficie sin burbujas, el siguiente paso será dominar cómo producir diferentes cantidades de microespuma para diferentes bebidas de café.

La mayoría de las bebidas requerirán solo una ligera variación de sus hermanos relacionados con cafeína, pero clavar cada bebida te llevará de un café casero a un café con leche profesional. Por ello te vamos a indicar cómo debe tratarse la leche para diferentes formas de hacer café.

  • Capuchinos: Los capuchinos se sirven con un poco más de microespuma que otras bebidas. Estas bebidas pequeñas son típicamente dominantes en el espresso, agregando solo 3 a 5 fl oz de leche a su espresso. Trata de airear la leche lo suficiente para terminar con 1 cm de textura acolchada en la parte superior de tu taza.
  • Machiatos: Los macchiatos tendrán una textura de leche similar a los capuchinos, pero el clásico espresso macchiato será aún más pequeño. Desde una sola cucharada de espuma de leche en la parte superior hasta 2 onzas líquidas de leche, esta pequeña bebida tiene un toque de sabor a espresso para las personas que aman el café, pero que solo quieren un toque de algo especial.
  • Lattes: Los lattes deben tener una textura satisfactoria, pero generalmente son un poco más delgados que sus contrapartes más pequeñas. Apunta a una aireación un poco menos para vaporizar la leche que te dará solo 0,5 cm de la deliciosa microespuma encima de tu bebida para un delicioso café con leche.

El café con leche también tiende a ser la base para la mayoría de las bebidas de café con sabor. ¿Necesitas un moca? Agrega un poco de ganache de chocolate a tu espresso antes de agregar la leche. O pruebe la miel y la canela para un café miel casera. También puedes hacer cualquier tipo de jarabe simple con sabor que desees y guardarlo para cuando tengas invitados.

Lee también:


Café trifásico 5 Pasos de como hacerlo
¿Cómo se hace un buen café irlandés en el 2021?
TODO ACERCA DEL CAFÉ AMERICANO