¿Qué es el “slow coffee” y cómo prepararlo?

Slow coffee, uno de los sorbos más satisfactorios que puedes tomar cuando se prepara correctamente, el complejo sabor y aroma del café ha calentado las almas durante siglos. A medida que la cultura del café en España y en el resto del mundo continúa evolucionando, ha habido un renovado enfoque en hacer más accesible el buen café gracias a un creciente número de tostadores locales que se abastecen de granos directamente de los agricultores y una transparencia adicional de los importadores de la industria en general.

El Slow Coffee se basa en métodos de preparación manual como el café de filtro o la prensa francesa. Tener ese tipo de control sobre su preparación permite perfiles de sabor más matizados y sirve para resaltar el dulzor natural inherente al café (lo que significa que se necesita añadir menos azúcar y crema). En estos métodos, la calidad de la taza servida tiene prioridad sobre la conveniencia, de ahí el apodo de lento. Sin embargo, con el equipo adecuado, no es difícil dedicar los minutos extra necesarios para hacer un hermoso café cada vez.

3 puntos importantes para un Slow Coffee de calidad

  1. Tener siempre un café recién tostado, con tueste medio/claro para impedir que deje sabores a carbón, humo o cenizas.
  2. Emplear siempre agua de botella con la mineralización adecuada para aumentar sabores dulces y nivelar la acidez.
  3. Estudiar la forma de ajustar el molino para encontrar la forma de equilibrar los sabores e intensidad (TDS) del Slow Coffee.

Características relevantes de la cafetera de goteo Slow Coffee

En primer lugar no usar filtros de papel, ya que los aromas se quedan en el papel.

Usar siempre filtro de acero inoxidable, así los aromas del café no se quedarán en el papel filtro.

El cristal de la cafetera deberá ser de borosilicato resistente a la temperatura.

El asa de la cafetera debe tener corcho para evitar quemaduras.

Técnicas de uso de la cafetera de goteo SlowCoffee

cafe de filtroPara preparar un café con un sabor y aroma insuperables será necesario verter el agua lentamente en su filtro, así tendremos un café inficionado y exquisito, el cual es trending topic en EUA, Inglaterra, Japón y otros países.

Las diferencias entre un Slow Coffee y un café expreso preparado con una máquina de café tradicional están en la forma de preparación, el estilo del filtrado y la degustación. El café exprés no es la única forma de degustación, existen versiones diferentes con la trascendental intención de optimizar el sabor del café de especialidad.

  • Agregar el café en su filtro, siempre usar molido medio. Por cada litro de agua se aconsejan porciones de 60 gramos de café. Debe adaptarse esta porción según el volumen del recipiente y las necesidades.
  • Agregar lentamente el agua hirviendo, con movimiento en círculos sobre el café.
  • Dejar que el agua hervida circule a través del café aproximadamente en 3 minutos.
  • Retirar el filtro y degustar de una excelente taza de café.

El café en filtro es un líquido mucho más largo de apreciar y de sentir, cada momento del rito, cada aroma en el proceso desde que empieza el molido hasta las mezclas de cientos de aromas en la taza.

Tenga en cuenta estos 3 puntos clave, una vez que esté implementando el slow coffee en su negocio.

  1. Comprar café recién tostado con un perfil de tueste medio/ligero para evitar sabores pirolíticos (carbón, humo y cenizas)
  2. Utilice siempre agua filtrada o potable con la mineralización perfecta para elevar los sabores dulces y equilibrar la acidez.
  3. ¡Aprenda a manejar el molino para equilibrar la extracción (SABOR) y la intensidad (TDS), para que su cliente disfrute del más simple “Café Lento” en su cafetería!

Lee también: